Sorprenden a integrantes de ADIUAS con el Museo del Jaguar

Lunes 20 de enero de 2020.

Estudiantes y padres de familia que acudieron el sábado a la sesión del Programa de Atención a la Diversidad de la Universidad Autónoma de Sinaloa (ADIUAS) fueron gratamente sorprendidos con el Museo Itinerante para la Conservación del Jaguar que tiene su sede en la comunidad de Cabazán, en el municipio de San Ignacio.

Olivia Michel Iribe Meza, alumna de la Preparatoria Hermanos Flores Magón que acude a las sesiones sabatinas de ADIUAS, compartió el motivo por el cual para ella fue una grata experiencia conocer al Museo Itinerante.

«Me encantó la historia de esa salvaje criatura de México y me gustó venir aquí», opinó.

Joselyn Denisse dijo por su parte que para ella el encontrarse con el Museo del Jaguar ha sido una experiencia fascinante.

«Es una experiencia muy padre, porque a mí gustan las antigüedades y los animales», comentó.

En el caso de Jennifer, una joven que no escucha ni habla expresó a través de un traductor de señas que en la exposición pudo conocer lo que es el jaguar y otros animales de la región.

«Me gustó mucho ver también el proceso de los animales, la iguana, los animales disecados, conocerlos, también me llamó mucho la atención el bramador, lo que sentí cuando lo utilizaron», detalló a señas la joven.

Por su parte Jesús Herminio Sicarios López, biólogo e integrante del Grupo de Conservación del Jaguar de la UAS en el municipio de San Ignacio, manifestó que en este Museo Itinerante se traen máscaras, bramadores, cámaras trampas que se colocan para detectar la presencia del jaguar en la región, así como pieles de animales que se han encontrado muertos en la carretera para mostrar a las personas la importancia del cuidado de esta especie y otras que se encuentran en peligro de extinción.

Elba Sayoko Kitaoka Lizárraga, coordinadora del Programa ADIUAS explicó que a través de este Museo Itinerante se busca hacerles llegar a estos jóvenes y a sus padres, de una forma accesible, lo que es la naturaleza para sensibilizarlos acerca del tema de la conservación de las distintas especies.

«Se les explica y se les hace que toquen para que a través del tacto puedan apreciar cómo es la forma del jaguar, de la guacamaya, cómo se escucha, es hacerles llegar de una forma más accesible lo que es la naturaleza», subrayó Kitaoka Lizárraga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *