*LÓPEZ-GATELL ENVÍA CONDOLENCIAS POR JOVEN MUERTO EN JALISCO

Como nunca en nuestro país, y sobre todo en Sinaloa, los contagiados de Covid-19 se dispararon en forma exponencial, los números de personas fallecidas y la multiplicación de personas contagiadas, tienen atemorizada y apaniacada a la población.
Para que se den una idea de lo grave de la situación sanitaria en Sinaloa, solo déjenme darles unos números, por ejemplo, solo Culiacán, tuvo 147 casos, Mazatlán 144, Guasave 136, Ahome 125 y me llama mucho la atención el caso de Salvador Alvarado, municipio que, de un día para otro, pasó a los primeros lugares de contagio en el estado sumando este jueves 117.
Mucha culpa la tenemos los sinaloenses que no hemos respetado la sana distancia, ni permanecemos en nuestros hogares la mayor parte del tiempo, es cierto, ya no aguantamos el encierro, mucha gente se enferma de estrés lo que causa problemas en muchos casos de violencia intrafamiliar, sin embargo, debemos reconocer que este contagioso virus, se quedó para siempre y será parte de nuestra lucha por sobrevivir cada temporada y combatirlo como la gripe, la influenza, el dengue, etcétera.
Me decía un reconocido médico que, sí se puede vivir con este virus, que no es mortal sí se llevan a cabo las medidas sanitarias correspondientes como, por ejemplo, el llevar cubre bocas, lentes y guardar la sana distancia con otras personas cada vez que se tenga que salir a algún lugar, además si les toca ver a personas sin cubre bocas invitarlos a ser responsable o alejarse de allí.
También me dice que, los negocios deben ser estrictos con los clientes, quien no acate ninguna medida de seguridad invitarlo a salir y no ser atendido, aunado a eso, lavarse constantemente las manos, no tocarse la cara y al llegar a casa, bañarse de inmediato.
Estas medidas –dice- pueden ser estresantes, pero, con el tiempo se puede volver una rutina normal y hasta un hábito saludable de higiene, tal como el peinarse o lavarse los dientes y esto, puede ser un verdadero “muro” contra la infección de este virus.
En nuestro país, ya se rebasó los cien mil contagios, andamos arriba de las 12 mil personas fallecidas y el sub secretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, sigue dándonos cifras diferentes de un día para otro, asegurado al menos en dos o tres ocasiones fechas del pico de contagios para poder aplanar esta pandemia y en todos se ha equivocado.
Sé y lo siento así, que una vida, vale lo mismo que muchas más, todas deben ser atendidas con dignidad, calidad y respeto, sin embargo, me llama la atención que el sub secretario de Salud, expresará sus condolencias a la familia de Geovanni López, el joven que falleció después de ser detenido por policías en Ixtlahuacán, Jalisco, el pasado 4 de mayo, allí, el funcionario federal dijo que “expresamos nuestras condolencias a la familia de Giovanni López” y dijo que era “un caso lamentable, es la pérdida de una vida humana y eso siempre debe movernos, emocionalmente a la reflexión”.
Y qué bueno que lo haga, pero ¿Y los otros 12 mil que han muerto por la pandemia?, ¿Qué pasó? Acaso, sus familias no merecen unas palabras de aliento, no se vale politizar esta situación en Jalisco.
De hecho, el gobernador Enrique Alfaro, salió al quite y su fiscal de justica, llamó a cuentas al presidente municipal de ese municipio para que rinda declaración sobre el caso, el gobernador prometió justicia y que en ese caso no habrá impunidad y sí, todo el peso de la ley.
Este viernes, el gobernador jalisciense, señaló que se tienen varios detenidos y que muchos provienen del Estado de México, Ciudad de México, Yucatán entre otros, y dejó entrever que mucho tiene que ver el gobierno federal al pedirle al presidente de México, que ordene que sus gentes saquen las manos de Jalisco.
El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fue enfático y claro al responderle que si tiene pruebas que las presente.